• Recomendaciones de uso de las estufas de biomasa

    El uso de las estufas de biomasa es una nueva forma de ahorrar en los gastos para la calefacción. Este metodo alternativo de calefacción mediante las energías renovables permite también ser más respectuosos con el medio ambiente. Sin embargo es importante saber algunas reglas fundamentales para el uso y la manutención de estos aparatos.

    A la hora de utilizar una estufa de biomasa, es recomendable tener en cuenta los siguientes aspectos:

    • No se deben utilizar productos inflamables para la limpieza de los conductos.
    • No aspirar las brasas calientes.
    • Debe utilizarse un paño frío para limpiar el cristal. En ningún caso limpiarla cuando esté caliente.
    • Asegurarse de que no hay productos resistentes al calor cerca de la estufa.
    • No utilizar nunca combustibles líquidos para reavivar las brasas
    • No mojar la estufa, ni a las partes eléctricas con las manos mojadas.
    • Asegurarse antes de llevar a cabo cualquier labor de mantenimiento de que la estufa se encuanta desenchufada.
    • Es muy recomendable una limpieza semanal para asegurar el buen funcionamiento de la estufa.

     

     

     

    AMPLIAR NOTICIA

    Ventajas de las estufas de biomasa

    Las energías renovables representan una realidad cada vez más consistente. Al día de hoy existen muchas posibilidades y muchos aparatos que nos permiten utilizar las energías renovables con los mismos resultados que con las fuentes de energía convencionales. Un ejemplo son las estufas de biomasa, que nos permiten ahorrar en los gastos de la calefacción y cuidar de nuestro entorno.

    Las principales ventajas que supone el uso de este sistema de calefacción son las siguientes:

    • Reciben subvenciones
    • Energia renovable, limpia y ecológica.
    • Combustible barato y disponible
    • Contribuye a la independencia energética del exterior
    • Al aprovechar un residuo forestal, favorece la limpieza de los bosques, lo que contribuye a evitar los incendios forestales.
    AMPLIAR NOTICIA

    Tipología de estufas de biomasa

    Hoy en día, la utilización de estufas de biomasa como método para calentar nuestro hogar, supone una opción sumamente inteligente y respetuosa con el medio ambiente. Las estufas de biomasa son indicadas para pisos que no disponen de calefacción central. No solo se trata de una opción ecológica, sino que además supone un importante ahorro económico, ya que tanto las estufas como las calderas de biomasa reciben subvenciones.

    Existen dos tipos de transmisión de calor en una estufa de biomasa:

    ·         Estufas de aire  

    ·         Estufas de agua

     

     

    Estufas de aire

    Este tipo de estufas constan de un ventilador, que impulsa el aire caliente desde la cámara de comubustión hacia el exterior.

    La utilización de este tipo de dispositivos, se ve ceñido a espacios donde no existan barreras tales como columnas, puertas...ya que estas impedirían una correcta calefacción.

    La combustión del pellet se encuantra automatizada electrónicamente, para dosificar el combustible en función de la demanda energética.

    Como se puede observar en la imagen adjunta, el  depósito de combustible se encuentra en la parte alta de la estufa.

    El encendido del combustible se lleva a cabo a través del aire calentado mediante una resistencia eléctrica, aspirado en el crisol a través de un ventilador centrífugo.

    En este tipo de estufas se hace necesario la extracción de los humos producidos por la combustión. Para ello, se utiliza un ventilador centrífugo. Estos humos son expulsados por la parte trasera de la estufa.

    Tanto la cantidad de combustible como el aire aportado al sistema se encuantra regulado automáticamente para conseguir el mayor rendimiento posible.

    Una de las mayores ventajas que supone la utilización de este tipo de estufas, es la posibilidad de canalizar el aire a habitaciones contiguas mediante conductos por los que circula aire a alta temperatura, por lo que es importante tener en cuenta el ángulo que adopta el conducto, para evitar cambios de sentido bruscos.

     

     

     Estufas de agua

    Este tipo de estufas funcionan de una manera muy similar a una caldera de biomasa. Se utiliza un intercambiador de calor para transmitir la energía del aire de la cámara de combustión a un circuito de agua.

    La combustión de los pellets viene regulada electrónicamente para garantizar un alto rendimiento del proceso.

    El depósito del combustible se encuentra en la parte alta de la estufa, como puede observarse en la figura adjunta.

    La combustión del pellet se lleva a cabo mediante el aire calentado por una resistencia eléctrica y aspirado en el crisol por un ventilador centrífugo.

    La extracción de los gases de combustión se lleva a cabo mediante un ventilador centrífugo y se extraen a través de la boca de la chimenea.

    El agua contenida en la estufa se calienta y se envía desde la bomba incorporada en la estufa al sistema de calefacción  

     

     

    AMPLIAR NOTICIA
    12